Dos años con Agencia Root y el inicio de un nuevo rumbo

Oficina de Root, Agencia de Desarrollos Digitales

Parece que fue ayer cuando os contaba que Agencia Root arrancaba como proyecto empresarial. Y parece que fue hace unas horas cuando celebrábamos nuestro primer año. En el segundo aniversario, llegamos con grandes cambios.

Seis meses muy duros.

Agencia Root cumple dos años en activo. La primera mitad de 2016 ha sido probablemente la etapa más dura de los veinticuatro meses. Con diferencia.  Quizás esta interminable situación de gobierno en funciones tenga que ver —el cliente es más prudente a la hora de invertir. En resumen: una temporada dura y exigente.

Debilidades y fortalezas al descubierto

La primera de las consecuencias de una temporada de trabajo más exigente es que se pone sobre la mesa las fortalezas y debilidades de cada miembro del equipo. Es una situación desagradable pero necesaria para ver cómo responde cada uno frente a sus compromisos y frente al proyecto. En este caso la consecuencia directa ha sido un cambio global: equipo, rumbo y destino.

Uno debe hacer lo que siente que debe hacer.

A finales de mayo mi socio me comunicó sus argumentos y razones para abandonar el proyecto. “Uno debe hacer lo que siente que debe hacer“. Eso fue, en resumen, lo que le dije. Otros dos tipos habrían estado discutiendo mucho más, pero siendo prácticos al final se trata de resolver una ecuación. Muy sencilla, en realidad.

A uno le apetece hacer otras cosas, estar en otro sitio, hablar otros idiomas. Porque su edad y situación se lo permiten. Y otro no se puede permitir un socio con la cabeza y energías en otra parte. Finalmente inclina la balanza del resultado la coherencia: ¿quién soy yo para impedir a alguien algo así?.

Habrá que reajustar. Lamento la pérdida, dejo de tener a mi lado a un buen programador. Por otro lado, tampoco podemos permitirnos dejar de avanzar en este momento ni bloquearnos por ninguna pérdida. Sólo queda, pues, desearle a mi ya ex socio toda la suerte en su nuevo camino.

Nuevos compañeros de viaje

A lo largo de este verano han surgido nuevos compañeros de viaje. Profesionales como Luis Rull o Vicente Herrera (Mecus). Siempre han estado ahí, son parte de mi entorno profesional, pero ha sido este verano de 2016 cuando, compartiendo nuestras inquietudes y el estado en el que se encuentran cada uno de nuestros proyectos empresariales, han sabido tender la mano, poniendo sobre la mesa soluciones más que interesantes.

Esta colaboración con Mecus persigue el objetivo de reforzar los servicios profesionales ofrecidos por Agencia Root. De esta manera, ambas empresas plantean un hermanamiento a largo plazo, en favor siempre del cliente final. Espero y deseo que esto dé tanto de sí como sentimos a día de hoy que es posible.

Hasta la siguiente revisión dentro de un año.

 

Mi primer año con mi proyecto empresarial, Agencia Root

Oficina de Root, Agencia de Desarrollos Digitales

Ha pasado un año desde que iniciamos nuestra aventura empresarial con Root, Agencia de Desarrollos Digitales. En este artículo os resumo cómo hemos vivido este último año. Ojo, toca ser claro y honesto.

Arrancamos esta aventura empresarial con bastante fuerza, producto de una estrategia previa. Tanto mi socio como yo mismo manteníamos previamente al inicio de la actividad empresarial una actividad como profesionales independientes. La jugada “magistral” no tenía mucha ciencia: fidelizar durante un año antes del comienzo de la actividad con Root al máximo número de clientes de nuestras carteras y realizar la preventa del mayor número posible de proyectos, de tal manera que llegado el día del despegue ya contásemos con suficiente volumen de trabajo.

Gracias a esta estrategia hemos tenido un primer año relativamente tranquilo en el sentido del volumen de trabajo. En picos puntuales hemos llegado a ser hasta seis personas en la oficina, lo cual creo que no está nada mal para un proyecto modesto como el que nos ocupa. Vuelvo a recordaros que no hay más inversión que el trabajo de fidelización previo y los ahorros necesarios para financiar la actividad por parte de mi socio y servidor. No hemos encontrado unicornios en el ámbito de la financiación pública o privada. Tampoco contábamos con ello, todo hay que decirlo.

A lo largo de este año lo que más he podido perfeccionar es mi labor en la gestión de equipos creativos. Quien dice perfeccionar dice aprender, pues aunque no es mi primer proyecto empresarial ni es el primer equipo de diseño que lidero, sí que es la primera ocasión en que la dirección que se traza la puedo decidir con total libertad —y responsabilidad—, al cien por cien, con todas sus implicaciones.

Llegando hasta aquí ahora nos encontramos en otro punto de inflexión que va a suponer un reto importante. La inercia de aquella preventa desaparece progresivamente. Los clientes fidelizados siguen contando con nosotros, pero la máquina es exigente con el flujo de caja. Nos gustaría mantener el equipo creado y eso implica esfuerzo, sobre todo comercial. “Salir a vender sin dejar de mimar cada proyecto que hacemos“. Hasta que no lo vives no entiendes la brutal dificultad que implica una frase como esa siendo un equipo pequeño.

¿El futuro? Estoy convencido que lo que vendrá no será fácil. Estoy convencido que habrá que tomar decisiones complicadas. Sea lo que fuere lo que ocurra, me exijo seguir dando todo lo que se espera de mí. No es una frase de Mr Wonderful, hablo en serio siendo consciente de que no es tan fácil como parece. También es cierto que a día de hoy, no puedo permitirme otra cosa. Por lo tanto mañana tocará madrugar para darlo todo. Y pasado mañana. Y pasado… Volveremos a rendir cuentas el año que viene.

Nace Root, Agencia de Desarrollos Digitales

Oficina de Root, Agencia de Desarrollos Digitales

Despues de madurar el proyecto a lo largo de más de medio año, por fin nos aventuramos a dar un paso más con una aventura empresarial que hemos bautizado como “Root, Agencia de Desarrollos Digitales”.

De locos. Sé que es de locos. Todavía con la resaca de la crisis económica a nuestras espaldas no se nos ocurre otra cosa mejor que montar una empresa, como tantos jóvenes emprendedores valientes de este país.

No estoy sólo en esta ventura. Me acompaña como socio Juan Muñoz, con quién he compartido previamente momentos profesionales. Ambos hemos trabajado codo con codo durante algunos años en la misma empresa, lo cual es una base importante.

Tanto Juan como yo, además de ser compañeros de empresa, hemos tenido experiencias previas con otros proyectos empresariales propios. En mi caso con Nemográfica, estudió de diseño web que regenté a lo largo de tres años (2004 – 2006) junto con mis socios José Román e Iván Garzón, a los que admiro hasta límtes que ellos no saben. Éramos demasiado jóvenes y no supimos hacer bien algunas cosas. La experiencia sirvió de aprendizaje enriquecedor a más no poder.

Por su pate Juan ha trabajado hasta hace unos meses en su proyecto previo, Sogesan. Su experiencia durante más de un lustro ofreciendo soluciones de desarrollo en el contexto de las TIC incorpora una parte totalmente complementaria a lo que yo, como diseñador de experiencia de usuario y diseñador visual, puedo aportar en este proyecto.

Es indudable que estamos en una época de cambios profundos en el sector del diseño y desarrollo tecnológico. Los métodos están evolucionando, un sin fin de nuevas herramientas están surgiendo y el foco está puesto más que nunca en el usuario. Todo esto sin dejar de lado una ejecución precisa.

A día de hoy una multitud de actores intervienen en la construcción de los productos digitales, desde los equipos de marketing hasta los departamentos de desarrollo back-end. Root encaja en medio de todo este proceso de creación y soluciona el problema de plantear un idioma transversal y universal que unifica todas las partes, consiguiendo que nada se pierda desde el marketing al desarollo back-end. De esta manera conseguimos con Root una solución especializada para el Diseño de Productos Digitales.

Tras decenas de propuestas de nombres, entendimos que somos esa raiz necesaria para todo producto digital. Porque el viejo manual de identidad corporativa donde se especifican milímetros y pantones ha muerto. Viva el logotipo en formato SVG y los catálogos tipográficos online para dar identidad a tu producto digital.

Hasta donde llegaremos en este camino que iniciamos es algo que no sabemos a ciencia cierta. No es la primera vez que lo iniciamos. Lo que sí tenemos claro es que pensamos darlo todo para ser la mejor opción de nuestros clientes. Estáis invitados a seguirnos la pista en este recorrido, también a participar en él si lo deseáis. En resumen, me complace presentaros nuestro nuevo proyecto, Root, Agencia de Desarrollos Digitales.