Saltar al contenido →

Crónica sobre WordCamp Sevilla 2016

Fotografía: Nilo Vélez

Los pasados días 30 de septiembre, 1 y 2 de octubre se celebró WordCamp Sevilla 2016. El encuentro retomó su ritmo habitual tras el parón de la pasada edición para prestar su espacio a la WordCamp Europe que se celebró en Sevilla en 2015. Este año hemos participado como patrocinadores de la WordCamp a través de Root, Agencia de Desarrollos Digitales.

Resumen de mi relación con WordCamp Sevilla.

Participo, en la medida de lo posible, en estos encuentros desde sus inicios. Hasta la fecha hemos celebrado en Sevilla cuatro encuentros: 2011, 2012, 2013 y éste último en 2016. En 2014 no se celebró el evento —a punto estuvo, pues la edición de 2013 transcurrió a mitad de diciembre de dicho año. En 2015 hubo que dar paso a la WordCamp Europe que se celebró también en Sevilla.

En todas las ediciones procuro echar un cable, aunque los compromisos profesionales no lo ponen fácil. En la primera edición de 2011 colaboré con algunas piezas del diseño para la web. En 2012 me encargué de disparar un buen puñado de fotos. En el 2013 le pedí a mi hermano, Rubén Sutilo, que se encargase de las fotos (zapatero a tus zapatos) porque yo participaba como colaborador con la organización y estaría a otras cosas.

Organizadores de la WordCamp Sevilla 2013
Heme aquí, entre el equipo de colaboradores de la organización de la WordCamp Sevilla 2013

Mi participación en WordCamp Sevilla 2016.

Para esta edición de 2016, hemos participado como patrocinadores firmando con nuestro proyecto empresarial, Root, Agencia de Desarrollos Digitales. Una modesta aportación para que el evento fuese aún mejor si cabe. Además de la modesta aportación económica, yo personalmente me he encargado de presentar algún taller, en concreto el impartido por Eric Zeidan en el que nos contaba su experiencia con Docker y WordPress. Por su parte, mi hermano Rubén ha vuelto a lanzar sus disparos, aunque lamentablemente sólo pudo estar el primer día porque durante el fin de semana tenía otros compromisos profesionales.

Mis impresiones sobre el encuentro.

En cada edición el volumen de asistentes crece. Creo recordad que en la primera edición no llegamos a 70 personas. No tengo los datos de esta última edición pero estoy convencido que sumando los asistentes vía streaming se ha podido triplicar la cifra de partida fácilmente.

Esto de tener una gran asistencia presencial es genial pero tiene unas implicaciones que creo que obligarán a los organizadores a replantear muchas cosas. Este año se han quedado cortas las salas destinadas para los talleres. La demanda de talleres y ponencias técnicas era mucho mayor que ponencias con temáticas más generalistas que han tenido su espacio en el ágora principal. No quiero decir con esto que una línea temática sea mejor que la otra, sin embargo es innegable la consecuencia que se desprende del interés de los asistentes. Esto ha provocado en los talleres cierta sensación de agobio, porque literalmente no cabía ni un alfiler. Es el único punto y el más importante que creo que habría que revisar.

Obviando esto, una WordCamp de diez. El trabajo de los compañeros de la organización ha sido espectacular. Y de nuevo, al igual que os decía sobre la WordCamp Marbella 2016, los chicos de Tres Pixels han dejado muy alto el listón con la solución de streaming.

En cuanto a las ponencias, he podido disfrutar con muchas de ellas. Dará para otros artículos. La parte buena es que no es necesario que os lo cuente, podéis verlas en la lista de reproducción de Tres Pixels en Youtube.

El año que viene más y mejor.

 

Publicado en Sin categoría